Emma Zunz, Ómnibus, Carta a una Señorita en París y La Mala Hora - 2º Mercantil Denisse Lincic

    Share

    Denisse Lincic

    Posts : 2
    Join date : 16/05/2010

    Emma Zunz, Ómnibus, Carta a una Señorita en París y La Mala Hora - 2º Mercantil Denisse Lincic

    Post  Denisse Lincic on Fri Aug 06, 2010 8:31 pm

    Denisse Lincic

    2º Mercantil



    Reseña de Emma Zunz, Ómnibus y Carta a una señorita en París:



    Emma Zunz, es un cuento realista, y narra la historia de una chica, la cual se entera que han matado a su padre. Ella fue violada por el supuesto asesino de su padre en un galpón.

    Ella realiza un plan: matar a Loewenthal (el asesino y violador), luego llamar por teléfono y decir: “Ha ocurrido una cosa que es increíble… El señor Loewenthal me hizo venir con el pretexto de la huelga… Abusó de mí, lo maté…”

    El final es Cerrado, porque cuenta lo que pasaría luego de que ella mate a Loewenthal.

    Antítesis: “…Pensó (no pudo pensar)…” (Página 2) “…Verdadero era el tono de Emma Zunz, verdadero el pudor, verdadero el odio. Verdadero también era el ultraje que había padecido; sólo eran falsas las circunstancias, la hora y uno o dos nombres propios. …” (Página 3)

    Heterostiquio: “…De uno, muy joven…” (Página 2) “…A nadie se lo había revelado, ni siquiera a su mejor amiga…” (Página 1)

    Poliptoton: “…repitió lo que tantas veces repetiría…” (Página 3) “…recordó (trató de recordar) a su madre…” (Página 1)

    Personificación: “…Le temblaba la voz…” (Página 2)

    Anáfora: “…recordó (trató de recordar) a su madre, recordó la casita de Lanús que les remataron, recordó los amarillos losanges de una ventana, recordó el auto de prisión, el oprobio, recordó los anónimos con el suelto sobre «el desfalco del cajero», recordó (pero eso jamás lo olvidaba) que su padre, la última noche, le había jurado que el ladrón era Loewenthal…” (Página 1) “…y después a un turbio zaguán y después a una escalera tortuosa y después a un vestíbulo… y después a un pasillo y después a una puerta que se cerró…” (Página 2)

    Símbolo Bisémico: “…quizá creía que el secreto era un vínculo entre ella y el ausente…” (El ausente es la elusión por padre) (Página 1)

    Núcleo Resumidor: “…Aarón Loewenthal era, para todos, un hombre serio…”

    (Página 2)

    Progresión: “…Los ladridos tirantes le recordaron que no podía, aún, descansar. Desordenó el diván, desabrochó el saco del cadáver, le quitó los quevedos salpicados y los dejó sobre el fichero. Luego tomó el teléfono…” (Página 3)



    Ómnibus, es un cuento realista, desde el punto de vista de cómo se sentía Clara ante las miradas en el ómnibus.

    Clara se sube a un ómnibus, para ir a retiro, allí ella se siente observada por todas las personas, ya que ella no tenía flores, allí conoce a un joven en las mismas condiciones que ella (estar observado, por no tener flores.). Al llegar a cementerio, todos se bajan, y ellos se quedan, ahora podían hablar más tranquilos. Cuando bajan, el chico compra flores para los dos.

    Metáfora: “… oliendo un aire de río que crecía de frente…” (Página 6)

    Heterostiquio: “…`De quince´, oyó Clara…” (Página 2)

    Antítesis: “…Usted y yo sacamos boleto de quince…” (Página 2) “…solo con sus ojos para parar aquel fuego frío cayéndole de todas partes…” (Página 3)

    Personificación: “…solo con sus ojos para parar aquel fuego frío cayéndole de todas partes…” (Página 3)

    Poliptoton: “…Entonces vio que el guarda la seguía mirando. Y en la esquina del puente de Avenida San Martín, antes de virar, el conductor se dio vuelta y también la miró…” (Página 1)

    Anáfora: “…Marca, marca boletero, un boleto azul o rosa; canta, canta alguna cosa, mientras cuentas el dinero…” (Página 1)

    Núcleo Resumidor: “…está bien que la gente lleve ramos si va a Chacarita, y está casi bien que todos en el ómnibus tengan ramos…” (Página 2)

    Leiv – Motiv: “…De quince…” (Páginas 1, 2 y 3)

    Sinestesia: “…Sentía ya en la nuca una impresión desagradable; la sospecha de otra impertinencia la hizo darse vuelta con rapidez, enojada de veras…” (Página 1)

    Metonimia: “…A dos centímetros de su cara estaban los ojos de un viejo de cuello duro…” (Página 1)

    Carta a una señorita en París, es un cuento fantástico, escrito en forma de carta. Narra la historia de un chico, que vomitaba conejitos, los alimentaba y se los regalaba a la señora Molina.

    Empezó a conservarlos, y obtuvo once conejitos. Los conejitos destrozaban todo a su paso. Era una pelea entre el protagonista, consigo mismo, por eso al final del cuento, decide tirarse por el balcón, junto a sus conejitos.

    Pregunta Retórica: “… ¿O era extrañeza?…” (Página 2) “…¿Cómo explicarle que un capricho, una tienda de animales? …” (Página2)

    Anáfora: “…sólo que muy pequeño, pequeño como un conejito de chocolate…”

    (Página 2)

    Progresión: “…No creo que les sea difícil juntar once conejitos salpicados sobre los adoquines, tal vez ni se fijen en ellos, atareados con el otro cuerpo que conviene llevarse pronto, antes de que pasen los primeros colegiales…” (Página 5)

    Leiv – Motiv: “…Vomitar un conejito…” (Páginas 1 y 2)

    Antítesis: “…Pero esa misma noche vomité un conejito negro. Y dos días después uno blanco…” (Página 2) “…el armario es una noche diurna solamente para ellos…” (Página 3)

    Personificación: “…con la gran puerta que se abre generosa, las tablas vacías a la espera de mi ropa…” (Página 3)

    Núcleo Resumidor: “…Me es amargo entrar en un ámbito donde alguien que vive bellamente lo ha dispuesto todo como una reiteración visible de su alma…” (Página 1)

    Poliptoton: “…Pero no le escribo por eso, esta carta se la envío a causa de los conejitos, me parece justo enterarla; y porque me gusta escribir cartas, y tal vez porque llueve…” (Página 1)

    Heterostiquio: “…Me decidí, con todo…” (Página 2)

    Símbolo Bisémico: “…diez manchas livianas se trasladan como una moviente constelación…” (Diez manchas livianas, hace elisión por diez conejitos) (Página 4)



    La Mala Hora:




    El tema de esta novela es la guerra, la muerte, la violencia, y la miseria entre otras cosas…”

    LA Muerte y La Miseria:


    La historia se desarrolla en un pueblo, que no describe detalladamente en la novela.

    Mientras que el Padre Ángel (Era grande, sanguíneo, con una apacible figura de buey manso y se movía como un buey con ademanes densos y tristes. Página 2.) celebraba la misa se escucha un disparo, que fue hecho por César Montero (era un comerciante, que mató al supuesto amante de su mujer.). Cuando llegan a la escena, se encuentran con que Pastor (un cantante, el amante de la esposa de César Montero. –Es la nueva canción de pastor…- Página 3.) estaba muerto, la causa fue, que en la puerta de César, apareció un cartel. Pero en ese momento había muchos otros circulando por el pueblo, estos mismos contaban cosas sobre cada uno de los ciudadanos de aquel pueblo, algunos eran ciertos y muy evidentes y otros no.

    Luego de atrapar a César Montero, comienza la investigación sobre aquella muerte.



    El alcalde vio pasar frente al hotel dos niños con dos sillas y un mecedor. Detrás, dos mujeres y un hombre con ollas y bateas y otras cosas más.

    “Salió a la puerta gritando:

    -¿Dónde se robaron esa vaina?

    Las mujeres se detuvieron. El hombre le explicó que estaban trasladando la casa a terrenos más altos. El alcalde preguntó dónde la habían llevado y el hombre señaló hacia el sur con el sombrero:

    -Por allá arriba, a un terreno que nos alquiló Don Sabas por treinta pesos.

    El alcalde examinó los muebles. Un mecedor desarticulado, ollas rotas: cosas de gente pobre. Reflexionó un instante. Finalmente dijo:

    -Llévense esas cosas con todos sus corotos al terreno desocupado junto al cementerio.

    El hombre se ofuscó.

    -Son terrenos del municipio y no les cuesta nada -dijo el alcalde-. El municipio se los regala….

    …-¿En qué piensa? -Preguntó la muchacha, levantando los platos vacíos….

    -En esa pobre gente.

    -Hay que hacer de este pueblo una vaina decente.” (Página 32 y 33.)





    El dentista había sido el único sentenciado a muerte que no abandonó su casa. Le habían perforado las paredes a tiros, le habían puesto un plazo de 24 horas para salir del pueblo, pero no consiguieron quebrantarlo. (Página 72 y 73).

    El alcalde esperó hasta cuando acabaron de instalar la última casa. En veinte horas habían construido una calle nueva, ancha y pelada, que terminaba de golpe en la pared del cementerio. Después de ayudar a colocar los muebles trabajando hombro a hombro con los propietarios, el alcalde entró asfixiándose a la cocina más próxima. La sopa hervía en un fogón de piedras improvisado en el suelo. Destapó la olla de barro y aspiró por un instante la humareda. Del otro lado del fogón una mujer enjuta de ojos grandes y apacibles lo observó en silencio.



    “-¿Hasta cuándo van a seguir así? -preguntó el alcalde.

    La mujer habló sin que se alterara su expresión apacible.

    -Hasta que nos resuciten los muertos que nos mataron.

    -Ahora es distinto -explicó el alcalde-. El nuevo Gobierno se preocupa por el bienestar de los ciudadanos.” (Página 45)

    …..

    El alcalde propuso que le daría cincuenta pesos a quien le lleve a la oficina un pedazo de vaca en el período de una hora. Se armó un desorden de voces, que competían, por aquel desafío. El alcalde, entusiasmado, dobló la apuesta, daría cien pesos. Luego dijo: “Cincuenta por cada cacho”.



    El Padre Ángel estaba muy preocupado por la indeferencia del alcalde ante los pasquines. “-Sería cuestión de hacer algo antes del domingo.

    -Hoy es jueves –precisó el alcalde.

    -Me doy cuenta del tiempo -replicó el padre. Y agrego, con un recóndito impulso-: Pero tal vez no sea demasiado tarde para que usted cumpla con su deber…-Mire una cosa, padre -comenzó-: el pueblo está tranquilo, la gente empieza a tener confianza en la autoridad. Cualquier manifestación de fuerza en estos momentos sería un riesgo demasiado grande para una cosa sin mayor importancia.” (Página 76 y 77)





    En el final de la novela, se nota que la guerra y las muertes aún no terminan. “-Anoche hubo serenata -dijo.

    -De plomo -confirmó Mina-. Sonaron disparos hasta hace poco.”(Página 121)

    “Parece que se volvieron locos buscando hojas clandestinas. Dicen que levantaron el entablado de la peluquería, por casualidad, y encontraron armas. La cárcel está llena, pero dicen que los hombres se están echando al monte para meterse en las guerrillas.”



    Los recursos que predominan en esta novela, son:

    Metáfora: Citas: “-Anoche hubo serenata -dijo.

    -De plomo -confirmó Mina-. Sonaron disparos hasta hace poco.”(Página 121)

    “Su cabello, de un color cobrizo” (Página 89)

    “-Por favor, doctor -suplicó la viuda-, no más inyecciones. Estoy hecha un colador.” (Página 93)

    Pregunta Retórica: “¿Sabes cuánto he vendido hoy?” (Página 46)

    “-Es un buen dato -explicó el secretario-: el autor tiene que ser alguno de ésos. ¿No es lógico?” (Página 70)

    “-¡Los padres también se afeitan!

    La otra la llevó hacia la puerta: « ¿Qué te creías? -sonrió el párroco…»” (Página 90)

    Leiv – Motiv: “…se incorporó con un esfuerzo solemne…” (Páginas 1 y 121)

    Personificación: “…Los nardos bajo la lluvia le recordaron las palabras de una canción…” (Página 1)

    Antítesis: “…Encontró algo que le produjo al mismo tiempo repugnancia y placer: una pequeña masacre…” (Página 3)

    Poliptoton: “…Abrió la primera trampa, cogió el ratón por la cola con el índice y el pulgar, y lo echó en una caja de cartón. El padre Ángel acabó de abrir la puerta sobre la plaza…” (Página 3) “…Iba a cerrar la puerta cuando sonó en el dormitorio la campanilla del despertador.

    Su esposa saltó de la cama… -Anoche soñé con los elefantes -dijo.

    Después cerró la puerta y se fue a ensillar la mula.…” (Página 5) “…-Despejen la plaza.

    La multitud se dispersó…” (Página 08) “…como si Dios hubiera dispuesto que sucedieran juntas todas las cosas que durante tantos años habían dejado de suceder…” (Página 55)

    Heterostiquio: “…lanzaron un silbido, abandonando el muelle…” (Página 9)

    Núcleo Resumidor: “…Luego puso todo en un plato donde había un trozo de yuca sancochada y un poco de arroz frío, sobrantes del almuerzo…” (Página 11)

    “…El padre afirmó con la cabeza y esperó…El padre trató de interrumpirlo, pero el empresario levantó una mano en señal de que aún no había terminado…El padre Ángel le explicó…” (Página 13)

    Hipérbaton: “…como si Dios hubiera dispuesto que sucedieran juntas todas las cosas que durante tantos años habían dejado de suceder…” (Página 55)

      Current date/time is Sat Dec 03, 2016 2:41 pm