El amor en los tiempos del cólera. Jessica Delucchi 5to Com P.Marín

    Share

    Jessi4718

    Posts : 1
    Join date : 12/06/2010

    El amor en los tiempos del cólera. Jessica Delucchi 5to Com P.Marín

    Post  Jessi4718 on Sat Jun 12, 2010 9:24 pm

    Ensayo:
    El amor en los tiempos del cólera
    El tema a desarrollar va a estar centralizado en el amor, y sus distintas variaciones a lo largo de la novela. De qué manera este “amor” afectó o marcó la vida de los protagonistas y los distintos tipos de amores que hubo durante esa época, la del cólera. Ocurre una especie de amor convertido en obsesión, idas y vueltas que determinan que el amor finaliza con la muerte de los que se aman, y en consecuencia, la muerte los separa.
    El amor está planteado de muchas formas en la novela, y en reiteradas ocasiones el amor se pudo relacionar con otros aspectos, como por ejemplo la vejez, el amor platónico o imposible.
    Teniendo en cuenta el contexto histórico, se decía que el cólera tenía los mismos síntomas que el amor, por eso era fácil confundirse.“Pero cuando empezó a esperar la respuesta a su primera carta, la ansiedad se le complicó […], perdió el sentido de la orientación y sufría desmayos repentinos, y su madre se atemorizó porque su estado no se parecía a los desórdenes del amor sino a los estragos del cólera.” Pág. 86.
    Florentino Ariza estaba profundamente enamorado de Fermina Daza; este amor nace en el parquecito de los Evangelios, cuando la vio allí dándole clases de lectura a su tía Escolástica. A partir de ese momento, supo que iba a ser la mujer de su vida, por eso todos los días se sentaba en el parquecito y la miraba, estaba deslumbrado de su belleza, “Fue de ese modo inocente como Florentino Ariza inició su vida sigilosa de cazador solitario” Pág. 79. Hasta que un día decidió escribirle una carta, que la tuvo varios días en el bolsillo, hasta que se la dio a su tía Escolástica para que se la entregue, porque sabía que si el padre, Lorenzo Daza, se enteraba de este amorío adolescente, iba a impedirlo; y así fue… Al enterarse por el colegio de Fermina Daza que en los horarios escolares hacía cartas, Lorenzo Daza fue citado y advertido por la situación. En consecuencia, Fermina Daza fue llevada de viaje para que pueda olvidar esos caprichos de amor. “Aquella misma semana se llevó a la hija al viaje del olvido” Pág. 113.Después de ese viaje, Fermina asume que no puede estar con el que verdaderamente siente que era su amor correspondido, y toma las riendas de la casa, para convertirse en una mujer. Sentía que Florentino Ariza siempre fue una sombra en su vida nada más, por lo que lo echa al olvido. “Hoy, al verlo, me di cuenta que lo nuestro no es más que una ilusión” Pág. 139.En ese momento Florentino Ariza supo que la esperaría toda su vida, no importa cuanto tiempo lleve.
    Transcurrieron semanas desde que Fermina Daza se convirtió en una mujer, no le interesaba el amor sino parecerse a su madre; pero en el momento menos esperado un hombre, cuyo prestigio era muy alto, irrumpió en su vida sin dar aviso.
    El Dr. Juvenal Urbino la conoció una tarde que se creía que Fermina Daza traía consigo el cólera, pero fue una simple confusión… confusión que trajo como fruto un amor para toda la vida. “El Dr. Juvenal Urbino solía contar que no experimentó ninguna emoción cuando conoció a la mujer con quien había de vivir hasta el día de la muerte” Pág. 156. Fermina estaba concentrada en otros temas y no tenía tiempo para amoríos de gala, (ya que sabía que el Dr. Juvenal Urbino era muy prestigioso y tenía una buena posición económica).
    Pero el Dr. Juvenal Urbino se hizo amigo de su padre, lo que ayudó para ablandar el corazón de Fermina. El Dr. Juvenal Urbino estaba decidido a ganárselo. “Se miró por un instante en el espejo del coche y vio que también su imagen seguía pensando en Fermina Daza” Pág. 161. Aquellos fueron los primeros signos de enamoramiento.
    Pero Fermina Daza seguía firme en su rechazo, “Al despertar abrió la carta, […], le pareció que lo más decente era darla por no recibida y la quemó en la lámpara…” Pág. 164.El Dr. Juvenal Urbino acudió a muchas personas para que Fermina Daza accediera a su invitación, y lo logró.
    Fermina Daza y el Dr. Juvenal Urbino se casaron. “Se casó para siempre frente al altar mayor de la catedral…” Pág. 204. Tuvieron una bella luna de miel y Fermina se sintió a gusto con su esposo, como si se conocieran de años.
    Pero Fermina Daza no se percataba que atrás de esa felicidad, había un hombre esperándola. Pasaron los años, y Fermina tuvo hijos, atravesó crisis, engaños, infidelidades por parte de su marido con una muchacha llamada Bárbara Lynch. Fermina tenía la costumbre de oler la ropa, y desde ese momento notó que algo andaba mal. “Azuzada por su fantasía, empezó a descubrir los cambios del marido. Lo encontraba evasivo, inapetente en la mesa y en la cama…” Pág. 313. Desolada por la conducta incorrecta del Dr. Juvenal Urbino, decidieron separarse por un tiempo sin discusiones, llegando a un acuerdo.
    Fermina Daza se embarcó hacia la casa de su prima Hildebranda, “Fermina Daza, en efecto, se había embarcado a media noche dentro del mayor sigilio y con la cara cubierta con una mantilla de luto…” Pág. 308. Transcurrieron casi dos años sin que se encontraran otra vez.
    Paralelo a esta situación, y casi con tanto fervor, transcurría la vejez para todos los protagonistas. Tarde o temprano llegaría la hora para el Dr. Juvenal Urbino, que era lo que Florentino Ariza estaba esperando desde que Fermina dio el sí; sabía que la muerte del Dr. Juvenal Urbino iba a ser la puerta a la felicidad verdadera con Fermina, porque mientras ella estaba casada, tuvo hijos y vivía la vida de una dichosa reina, pero no tan feliz como si estuviese a su lado.
    Florentino Ariza conocía distintos aspectos del amor. “… tenía unos veinticinco cuadernos con seiscientos veintidós registros de amores, continuados aparte de los incontables aventuras fugaces que no merecieron ni una nota de caridad” Pág. 201.
    En el buque perdió su tesoro que estaba guardando para Fermina Daza, su virginidad. Fue rápido y conciso, y nunca más volvió a verla.
    Su primer amor de cama fue la viuda de Nazaret, que supo despojarse de su dolor inconsolable por su marido muerto hace tres años, hasta que Florentino Ariza supo consolarla. “…mientras tanto iban quitándose de encima y arrojando por los aires los crespones de la viudez, hasta que no le quedó puesto ni el anillo de bodas” Pág. 197.
    “El propio Florentino Ariza estaba convencido al cabo de seis meses de amores desaforados con la viuda de Nazaret, de que había logrado sobrevivir al tormento de Fermina Daza” Pág. 201.
    Pero lo que impactó en un momento de su vida fue Leona Cassiani, con la que nunca se demostraron que estaban enamorados, pero sus miradas lo hacían saber. “…Florentino Ariza conoció a Leona Cassiani, que fue la verdadera mujer de su vida, aunque ni él ni ella lo supieron nunca, ni nunca hicieron el amor” Pág. 239.Otra figura prominente en su vida fue Sara Noriega, aunque Florentino Ariza lo planteó desde el principio como una aventura clandestina. “Sara Noriega lo tranquilizó con el argumento sencillo de que todo lo que hicieran desnudos era amor” Pág. 260.Lo que si no iba a olvidar jamás era el final trágico que trajo un amorío junto con infidelidad, por parte de Olimpia Zuleta. Tenía un amor alegre y era muy simple. Después de seis meses de encuentros, su esposo descubrió su engaño por un traspié de Florentino y la asesinó. “Fue la única vez, desde sus primeros tiempos, en que se sintió atravesado por una lanza de amor” Pág. 283.
    Su último juego, y ya con una vejez instalada, se presentó con el nombre de América Vicuña, con tan sólo catorce años, se entregó a un hombre venerable. “Después de tantos años de amores calculados, el gusto desabrido de la inocencia tenía el encanto de una perversión renovadora” Pág. 355. Ambos sabían que este amor no podía ser posible, pero Florentino fue el primero en cortar. América Vicuña estaba realmente enamorada de Florentino Ariza, en consecuencia, murió de una depresión por falta de su verdadero amor.
    Llegó el día, su deseo casi incontrolable se estaba haciendo realidad. El Dr. Juvenal Urbino ha fallecido con una muerte rara e irónica; Florentino Ariza estaba preparado para ir a su encuentro con su amada, pero fue rechazado por segunda vez, pero después de varias cartas enviadas (muy diferentes a las de cuando eran niños), Fermina Daza aprendió mucho a partir de ellas y logró salir adelante. Empezaron a tener encuentros amistosos en la casa de ella, y Fermina ya no tenía la concepción de que era una sombra en su vida. “Sólo tres martes le bastaron a Fermina Daza para darse cuenta de la falta que le hacían las visitas de Florentino Ariza” Pág. 411.
    Al cabo de varios días, Fermina Daza decide embarcarse en un buque, para relajarse, en el cual iría Florentino Ariza.
    Ambos estaban sosteniendo la vejez, sabiendo que eran pocos los años siguientes.
    En el barco había una soltura y una ligereza que no se notaban sus años, parecían mejores amigos. Volvieron a tratarse como antes, a tener esas maravillosas conversaciones. “Volvieron a tutearse, volvieron a intercambiar comentarios sobre sus vidas como en las cartas de antes…” Pág. 409.
    Hasta que llegó el día en que sus cuerpos se entrelazaron y pudieron lanzarse al amor. “…era la primera vez que hacía el amor en más de veinte años” Pág. 441.
    Decidieron embarcarse toda la vida y no volver jamás, hasta que la muerte los separe…
    Retomando las distintas variaciones que tomó el amor a lo largo de la novela, se puede decir que el amor fuerte, certero de Florentino Ariza soportó cualquier injuria o infidelidad.
    En mi opinión el amor no tiene edad, ni lugar, ni espacio, tan sólo es un tren que si golpea la puerta hay que aprovechar la oportunidad o ser pacientes, como lo fue Florentino Ariza con Fermina Daza, que a pesar de sus edades, de sus obstáculos y demás, supieron afrontar que se amaban y ser felices hasta el último minuto de respiración. El amor es un momento de felicidad y está para disfrutarlo por completo, dejando de lado aspectos negativos y siempre mirando hacia delante.


    Jessica Delucchi
    5to Comunicación Plácido Marín.


    Editorial Sudamericana.

      Current date/time is Mon Dec 05, 2016 9:45 pm