Los ojos del perro siberiano y El inventor de juegos

    Share

    osinienko belen

    Posts : 1
    Join date : 21/05/2010

    Los ojos del perro siberiano y El inventor de juegos

    Post  osinienko belen on Fri May 21, 2010 11:35 pm

    El inventor de juegos

    “Los padres siempre esperan de sus hijos esa cosa tan extraordinaria: un niño normal. Los padres de Iván Dragó no eran diferentes. Por eso cuando lo llevaron al parque de diversiones y vieron como los otros niños participaban de los juegos sin ninguna clase de temor, quisieron que su hijo hiciera lo mismo.” Pág.11. Ese día Iván cumplía siete años, y parte del regalo era la visita al parque. Él no se decidía por ningún juego y, al fin, eligió el tiro a los patos. “El encargado del puesto, un hombre alto y de aire fúnebre” Pág. 13, al ver que Iván no había ganado nada le dio un premio consuelo, la revista de Las aventuras de Víctor Jade. “En las ultimas páginas de la revista encontró
    El cupón de un concurso de la Compañía de los Juegos Profundos”. Pág.15. El concurso consistía en inventar un juego, triunfador, según las revista, recibiría un extraordinario premio. Quince días después de enviar el juego, Iván recibió una carta de la Compañía de los Juegos Profundos que le comunicaba que su juego había sido elegido entre otros diez mil y que por eso le enviaban un tatuaje con la insignia de la compañía. Cinco años después Iván seguía esperando otra carta de la compañía. “El otoño en que Iván cumplía doce años sus padres se anotaron en un concurso de navegación en globo”. Pág.28. Cuando participaron en él, desaparecieron y nunca se volvió a saber de ellos. Por esto Iván se tuvo que ir a vivir con si tía Elena quien encontraba en todo algún motivo de sufrimiento. “Vestía trajes oscuros con hombreras anchas y era excesivamente precavida”. Pág.32. Ella lo envío al colegio Possum, un antiguo edificio, rodeado por un jardín un poco descuidado. Allí conoció a Krebs, un niño alto, desgarbado y un poco malvado y a su amigo Gayado. También a Anunciación, la niña invisible, una niña diminuta, de cabello rubio, que caminaba sin hacer ruido y su voz era casi inaudible. Que gracias al juego del hombre invisible de Iván ya nadie la ve:”Nadie me ve por culpa de tu juego, me salio tan bien que siguen sin verme”. Pág.65. Días después el director Possum expulsó a Iván por otro de sus juegos que causo estragas ene l colegio. Luego de eso su tía decidió que el se valla a vivir con su abuelo a la cuidad de Zyl. “Yo ya no puedo cuidarte, voy a enviarte fuera de las cuidad, con tu abuelo Nícolas Dragó”. Pág. 88. Nícolas Dragó era un hombre con anteojos de cristales redondos y sus gestos eran ligeramente exagerados. En la cuidad de Zyl Iván conoció a Ríos y Lagos. Con ellos visito el Museo Municipal de Zyl. Allí descubrió quien era Morodian; “Un discípulo al que tu abuelo le enseño todo. Pero al perder el campeonato de juegos de Zyl, se robo una pieza del rompecabezas del Museo y desde entonces las cosas empezaron a ir mal en Zyl”. Pág.109. También se entero que Morodian estaba detrás de todo lo que le había pasado y quiso ir a su compañía, también para sacarle la pieza del rompecabezas. Al llegar conoció al dibujante de barba blanca con puntas de lápices colgantes. Se encontró con el escarabajo verde, el Iván falso y descubrió como Morodian creaba sus juegos, en al habitación de los sueños. Allí trabajaban Galba y Quinterión. Una noche descubrió que Morodian tenía una cadena en la que colgaba la pieza que faltaba del rompecabezas de Zyl. Iván se la arranca. ”En ese momento Morodian despertó con ira. Hizo bloquear todos los caminos del edificio, pero Iván escapo por el parque. Allí estaban los actos de su vida”. El único que le servia para escapar era el globo. Comenzó a cortar las sogas, pero no pudo terminar: ante él estaba Morodian. “Asustado, Iván se apartó y tomó una de las escopetas para cazar patos”. Pág.238. Morodian le dijo que disparara. Iván apunto y le dio en un ojo. Morodian, enceguecido, busco a Iván. Este termino de cortar las ultima soga y el globo se elevo.” Desde abajo, en un vano intento de alcanzarlo, se levanta el grito de Morodian”. Pág.240.


    Los ojos del perro siberiano

    “Al principio hubo silencio, pero luego se rompió, al llegar el momento en que le pregunto, la repuesta era que Ezequiel tenía sida. Ezequiel, era mi hermano, vivía en Palermo, pero se fue cuando yo tenía 5 años, porque no se quería casar con su ex novia Virginia. Antes de que mi hermano se muriese, cuando fue mi cumpleaños, Ezequiel me invitó a ver un partido de Racing. Cuando llegamos mi padre,”un hombre de ojos azules, de 65años, corpulento, de pelo castaño, me prohibió volver a ver a Ezequiel”. Una tarde Mariano, el mejor amigo del narrador, fue a visitarlo para despedirse antes de las vacaciones. El narrador decidió contarlo lo que le había pasado, a su hermano. Desde ese momento, Mariano no quiso volver a verme. Por esto él decide mudarse de colegio. El 2 de julio, Ezequiel tuvo neumonitis motivo por el cual debía realizar largas caminatas. En una de esas caminatas, en la que el narrador lo acompaño, Exequiel le contó que él quería mucho a Sacha porque en sus ojos se veía como era realmente. Un día el narrador le contó a su hermano que le gustaba Natalia, una chica muy bella, inteligente. “Una semana después de su cumpleaños, Ezequiel fue internado por primera vez”.





    Belén Osinieko,
    2ºCom, Placido Marín

      Current date/time is Sat Dec 03, 2016 2:42 pm