Christopher y su relacion con los objetos.

    Share

    Juli Dangelis

    Posts : 1
    Join date : 29/04/2010

    Christopher y su relacion con los objetos.

    Post  Juli Dangelis on Thu Apr 29, 2010 8:00 pm

    Christopher y su relación
    con los objetos.


    *Profesora: Alejandra Giacomazi
    *Alumna: Julieta D’angelis
    *Curso: 4to Relaciones Humanas




    Ensayo: “Christopher y su relación con los objetos ”


    El síndrome o trastorno de Asperger, es un trastorno neuromental que fue observado y descrito por Hans Asperger, un médico austriaco. Comúnmente estas personas son superdotadas y, lo que ocurre es que el cerebro afectado se concentra intensamente en temas específicos, esto es lo que le ocurre al adolecente con determinados objetos lo cual puede ser interpretado como una cualidad especial.”…y yo dije, tengo que volver porque tengo que presentarme al examen de bachiller superior en matemáticas.
    Y madre dijo, ¿te estas sacando el bachillerato en matemáticas?
    Y yo dije, si.voy a examinarme el miércoles y el jueves y el viernes de la semana que viene…”

    Son mejores escribiendo que hablando con la gente, porque son cuidadosos eligiendo las palabras que significan exactamente lo que quieren decir. Escribir no incluye lenguaje corporal o expresión facial; las personas con Síndrome de Asperger a menudo tienen mucha práctica para comunicarse sin el lenguaje no verbal”…levanto la mano derecha y abrió los dedos formando un abanico. Yo levante la mano izquierda y abrí los dedos formando un abanico e hicimos que nuestros dedos se tocaran. Hacemos eso porque a veces padre quiere abrazarme, pero como a mi no me gustan los abrazos, hacemos eso en su lugar, y así me dice que me quiere…”

    Puede ser sensible al tacto o a los ruidos fuertes”…así que me tape las orejas con las manos para bloquear el ruido y pensar…”. Son muy buenos recordando reglas, leyes, sistemas y hechos importantes.
    Con frecuencia tienen una fuerte atracción hacia intereses concretos como los juegos para ordenador, los programas de TV, realizando largas sumas.”…Conecte el ordenador y jugué 76 partidas del buscaminas e hice la versión experto en 102 segundos, solo tres segundos mas que mi mejor tiempo, que es de 99 segundos…”, y buscando entre libros y papeles para encontrar información, entre otras cosas.

    A sus quince años Christopher el protagonista, conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad”…Cuando miramos en dirección A, a 90º hacia el disco, no vemos muchas estrellas. Pero al mirar en la dirección B vemos muchas mas estrellas porque miramos hacia la masa central de la galaxia. Y como la galaxia es un disco, lo que vemos es una franja de estrellas…” y recitar los números primos hasta el 7507, es extremadamente observador y es patológicamente incapaz de decir mentiras
    ”…Yo no dijo mentiras. Madre solía decir que era así porque soy buena persona. Pero no es porque sea buena persona. Es porque no se decir mentiras…”
    Tampoco reconoce las expresiones faciales, aparte de las de felicidad y tristeza porque se las han explicado, y tiene dificultades para entender las metáforas y los chistes
    ”…Este no va a ser un libro gracioso. Yo no se contar chistes ni hacer juegos de palabras, porque no los entiendo…”
    ”…La gente me provoca confusión. Eso me pasa por dos razones principales. La primera razón principal es que la gente hable mucho sin utilizar ninguna palabra. La segunda razón principal es que la gente con frecuencia utiliza metáforas…”.

    Le gustan las cosas concretas, las listas y los hechos, tiene miedo de los extraños y de los lugares desconocidos
    ”…Por eso no me gustan los sitios nuevos. Si estoy en un sitio que conozco, como casa, o el colegio, o el autocar, o la tienda, o la callo, lo he visto todo antes y todo lo que tengo que hacer es mirar las cosas que han cambiado o se han movido…”
    Además de esto, es muy sensible a la información y a los estímulos. Por esta razón grita y reacciona con violencia cuando la gente lo toca y se enrosca y gruñe para protegerse del exceso de ruido”…alguien volvió a chocar conmigo con una maleta y yo hice otro ruido como el de un perro a ladrar…”
    No le gusta que se cambien de lugar los muebles

    Christopher odia los colores amarillo y marrón, mientras que le encanta el rojo. Esto le lleva a utilizar colorantes rojos para la comida marrón y amarillo. No puede comer dos tipos diferentes de comida si se tocan en el plato, ni si esta es de lugares extraños.

    Considera que ver 3 autos rojos seguidos significa un día bueno, si son 4 un día muy bueno y si son 5 un día súper bueno.
    En cambio si ve 4 autos amarillos significa que tendrá un día negro, y entonces no come su almuerzo y no habla con nadie.

    ”…el señor Jeavons, el psicólogo del colegio, me pregunto una vez por que 4 coches rojos seguidos hacían que fuese un día bueno, y 3 coches rojos seguidos un día bastante bueno, y 5 coches rojos seguidos un día súper bueno, y porque 4 coches amarillos seguidos hacían que fuese un día negro…”

    Christopher y su obsesiva relación con las cosas.

    Christopher debido a su enfermedad tenía una obsesiva relación con diferentes situaciones y objetos, una de las tantas era cuando encontró muerto al perro de su vecina llamado wellintong, y quiso comenzar una investigación para averiguar cual había sido su asesino

    “…Decidí que iba a descubrir quien había matado a Wellington a pesar de que padre me hubiese dicho que no me metiera en los asuntos de otras personas…”

    Su investigación la comenzó yendo a la casa de la señora Shears que era la dueña del perro en cuestión.

    “…Aquella tarde fui a la casa de la señora Shears y llame a la puerta y espere a que contestaran.
    Quería decirle que yo no mate a Wellington también que quiero averiguar quine lo mato.
    ¿Sabe usted quien mato a Wellington?, pregunte…”

    El protagonista luego de haber consultado a la señora Shears comenzó a recorrer su jardín en búsqueda de pistas para llegar al asesino. Una de las cosas que la llamaron la atención fue que todos los mangos de las herramientas de la señora Shears eran iguales incluyendo la horca.

    “…A través de la ventana vi una horca que tenia exactamente el mismo aspecto que la horca que había visto sobresalir de Wellington.
    También vi otras herramientas: una pala, un rastrillo y unas de esas largas tijeras de podar que se usan para cortar ramas altas difíciles de alcanzar. Todas ellas tenían los mismos mangos de plástico verde que la horca.
    Esto significaba que la horca pertenecía a la señora Shears. O era así, o se trataba de una pista falsa, que es una pista que te hace llegar a una conclusión errónea, o algo que parece una pista pero no lo es…”

    Luego de haber investigado un poco, Christopher comenzó a analizar como era la situación y cuales podrían ser los sospechosos del caso de quien mato a Wellington.

    “…Me pregunte si la propia señora Shears habría matado a Wellington. Pero si hubiera matado ella misma a Wellington, porque habría salido corriendo de la casa gritando – ¿Que coño le haz hecho a mi perro?...”

    Christopher quiso seguir investigando y preguntándole a los vecinos de su cuadra si habían visto algo que lo pueda ayudar a resolver el asesinato. Pero se le hacia muy difícil porque el no se relacionaba con desconocidos no por el peligro que esto implica sino porque no le gustaban los extraños y no los comprendía porque decía que no hablaban claro sino que siempre hablaban con las llamadas “metáforas”
    Christopher para seguir su investigación decidió ir a preguntarle a la familia de la casa que vivía en frente de la señora Shears.

    “…Llame a la puerta del numero 40, que es la del frente de la casa de la señora Shears, y eso significaba que era mas probable que hubiesen visto algo.
    ¿Sabe usted quien mato a Wellington?-dije.
    No lo mire a la cara. No me gusta mirar a la gente a la cara, en especial si son desconocidos.
    ¿Vio usted algo sospechoso la noche del jueves?, dije
    Bueno pues, el jueves yo estaba en colchester, así que les estas preguntando al tipo que no toca
    Gracias, dije, y me aleje...”

    El adolescente siguió sin encontrar ninguna respuesta, pero este no se daba por vencido y se dirige hacia otra de las casas que se encuentran en su cuadra, ya había visto varias veces a esa familia pero no sabia como se llamaban. Esta vez iba a cambiar su técnica de interrogación hacia sus vecinos para probar si le decían algo que le sirviera. Todo esto lo hacia a escondidas de su padre porque este le había dicho que no se entrometa en las cosas que no son suyas porque podía ser peligroso, pero esto para Christopher era importante y quería resolverlo.

    “… ¿Eres Christopher, no?
    Dije que si y le pregunte si sabia quien había matado a Wellington. Ella sabía quien era Wellington, así que no tuve que explicárselo.
    Le pregunte si la noche del jueves había visto algo sospechoso que pudiera ser una pista
    Pero ella me dijo que no.
    Y entonces decidí hacer lo que se llama probar una táctica distinta, y le pregunte si sabia de alguien que quisiera ver triste a la señora Shears
    Y ella me dijo: - Quizás deberías hablar esto con tu padre.
    Y yo le explique que no podía preguntárselo a mi padre porque la investigación era un secreto porque el me había dicho que no me metiera en los asuntos de los demás.
    Y yo dije, entonces usted no sabe nada que pueda ser una pista.
    No dijo ella, y luego dijo: ten cuidado jovencito…”

    Christopher siguió sin conseguir ninguna información, a todas las casas a las que iba nadie le daba datos que lo pudieran ayudar pero el no se daba por vencido y siguió su recorrido por la cuadra interrogando a los vecinos restantes.

    “…Le pregunte al señor Wise si sabia quien había matado a Wellington la noche del jueves.
    Valla, dijo, los policías sois cada vez mas jóvenes, ¿eh?
    Entonces se rio. A mi no me gusta que la gente se ría de mi, así que me di media vuelta y me fui.
    No llame a la puerta del numero 38, la casa de al lado de la nuestra, porque es gente que toma drogas y padre dice que no hable nunca con ellos, así que no lo hago...”

    Mientras pensaba a que otra casa podía ir a buscar información, vio que la señora que vive al otro lado de la casa de la señora Shears estaba en su jardín de su casa podando el pasto, así que decidió ir a interrogarla como a las demás vecinos. Hablaron bastante tiempo a comparación de las demás.

    “…Me acerque a la señora Alexander y dije: sabe usted que mataron a Wellington?
    Me entere ayer, dijo, espantoso. Espantoso.
    Sabe usted quien lo mato, dije.
    Y ella dijo: no, no lo se.
    Alguien tiene que saberlo, dije, porque la persona que mato a Wellington sabe que mataron a Wellington. A menos que sea un loco y no supiera lo que hacia. O que tenga amnesia.
    Y ella dijo: bueno, supongo que tienes razón.
    Gracias por ayudarme en mi investigación, dije...”

    Otro día Christopher se encontró nuevamente a la señora Alexander en la tienda, y a Christopher le gusto mucho su perro

    “…A mi me gustan los perros, así que me agache y le dije hola al perro de la señora Alexander y el me lamio la mano…”

    Y se quedo un rato charlando con ella tratando de poder seguir investigando algo sobre Wellington, pero siguió sin conseguir nada. Luego el padre se entero de esto y le saco el libro en donde estaba escribiendo toda la historia de Wellington prohibiéndole que lo siga usando

    ”…Padre estaba de pie en al alfombra a un metro delante de mi, mirándome, y todavía sostenía mi libro en la mano derecha, pero estaba doblado por la mitad y con todos los bordes arrugados…”

    Luego de este incidente Christopher dejo de preocuparse tanto por la muerte del perro aunque no se daba por vencido para encontrar al acecino. Días después descubrió que el asesino de Wellington había sido su propio padre, y fue entonces cuando comenzó a escaparse de el por miedo a que lo lastimara y al enterarse que su madre estaba viva fue a buscarla.

    Otro de las cosas con las que se relacionaba Christopher era con los colores. A el no le gustaba el marrón ni el amarillo y le encantaba el rojo. Cada vez que veía autos amarillos quería decir que se día iba a ser negro entonces se quedaba en su casa jugando a ordenadores o practicando matemáticas. En cambio si veía autos rojos su día iba a ser bueno, y esperaba ansiosamente que le pase algo especial

    ”… mas tarde vi 5 coches rojos seguidos, lo que lo convirtió en un día súper bueno y supe que iba a pasar algo especial…”

    También tenía colorantes de color rojo para poder comer los alimentos que eran de colores amarillos o marrones.

    ”… Abrí mi caja especial de comida. Dentro estaba la milky bar y dos regalices y tres clementinas y una galleta rosa de barquillo y mi colorante rojo…”

    Otra de las cosas que ocurría con la comida era que cuando ya estaban en su plato los alimentos no debían tocarse entre si, sino el no los comía.

    “…La cena consistía en alubias, brócoli y dos lonchas de jamón y todo estaba dispuesto en el plato de forma que no se tocara…”
    “…Padre golpeo la mesa con el puño con mucha fuerza. Los platos y cubiertos brincaron y mi jamón salto hasta tocar el brócoli, así que no pude comer el jamón ni el brócoli…”

    La mayoría de las veces el terminaba comiendo la comida fría, porque comía lentamente y se le enfriaba.

    “…Las alubias, el brócoli y el jamón estaban fríos, pero no me importaba. Suelo comer despacio, así que mi comida casi siempre esta fría…”

    Christopher tenia una caja especial, en la cual ponía todas sus golosinas y alimentos que eran solo de el y nadie mas podía tocárselas, cada vez que sacaba algo de esa caja, después lo reponía nuevamente.

    “…Metí mis regalices y mi milky bar en mi caja especial de comida, que a padre no se le permite tocar porque es mía…”

    Otra de las cosas que le molestaba mucho y lo hacia confundir a Christopher es cuando le cambian de posición los muebles.
    Le encantan las maquinas y la mayoría de las cosas de tecnología.

    “… También tengo que entender como funcionan maquinas y yo soy bueno a la hora de entender como funcionan las maquinas…”

    Le gustan mucho los lugares pequeños y estar solo, muchas veces se mete en un armario lo que lo hace sentir seguro y tranquilo, por eso de grande quiere ser astronauta.

    “… A veces, cuando quiero estar solo, me meto en el armario del tendedero que hay al lado del cuarto del baño y me deslizo junto al calentador y cierro la puerta detrás de mi y me paso horas allí sentado, pensando, y eso me hace sentir muy tranquilo…”

    Lo que le gusta también de ser astronauta es que en las naves no hay colores amarillo ni rojo, ni tampoco tiene que hablar ni establecer contacto con personas porque se comunicaría directamente a través de una computadora y no tendría porque hablar con desconocidos

    “… No hay cosas amarillas o marrones en una nave espacial así que eso también estaría bien.
    Tendría que hablar con otras personas del centro de control, pero lo haríamos a través de una conexión de radio y monitor de televisión, o sea que no seria como hablar con desconocidos, sino como jugar un juego de ordenador…”

    Christopher tenía una mascota, que era una rata llamada toby. El no entiende porque a la gente no le gustan las ratas, el siempre decía que la suya era muy sana y limpia, y no tenia ninguna tipo de enfermedad, porque el la quería y la cuidaba mucho. Le daba de comer muy bien y siempre jugaba con el en su habitación para que no se le escapara.

    “…A la mayoría de la gente no le gustan las ratas, porque creen que trasmiten enfermedades como la peste bubónica. Pero eso es solo porque las ratas vivían en alcantarillas y se escondían en barcos que venían de países donde había enfermedades raras. Pero las ratas son muy limpias. Toby siempre se esta lavando. Y no hay que sacarla a pasear…”
    “…La dejo corretear por mi habitación para que haga un poco de ejercicio. Y a veces se me sienta en el hombro o se me esconde en la manga como si fuera una madriguera. Pero las ratas no viven en madrigueras en la naturaleza…”

    A Christopher no le gustaba que lo tocaran, agarraran, gritaran o sorprendan, en situaciones así el se sentía intranquilo e inseguro y empezaba a gemir y gritar, es por eso que siempre tenia en su bolsillo guardado una navaja del ejercito suizo para protegerse y defenderse de las demás personas que creía que podían hacerle daño.

    “… El policía me agarro del brazo y me hizo ponerme de pie. No me gusto que me tocara de esa forma. Y entonces le pegue…”
    “… No me gusta que la gente me agarre. Y tampoco me gusta que me sorprendan. Así que le pegue, como al policía cuando me agarro de los brazos y me hizo ponerme de pie. Pero padre no me soltó, y gritaba. Y yo volví a pegarle…”

    Para Christopher es muy importante tener siempre con el su reloj, porque le gusta saber los segundos minutos y horas de las cosas perfectamente

    “…También llevaba mi reloj y quisieron que lo dejara en el mostrador pero les dije que necesitaba llevar puesto el reloj porque necesitaba saber exactamente que hora era. Cuando trataron de quitármelo me puse a gritar, así que dejaron que me lo quedara…”

    En conclusión, Christopher a lo largo de todos los párrafos citados anteriormente se ha podido demostrar la dependencia que tiene con las cosas y objetos que se encuentran a su alrededor. Esto provocaba en el tantos momentos de seguridad y bienestar, como también lo desestabilizaba provocando un retroceso en su rutina diaria. A pesar de estos obstáculos logro vencer algunos de sus tantos miedos con esfuerzo, perseverancia y valentía teniendo en cuenta su enfermedad.

      Current date/time is Mon Dec 05, 2016 9:47 pm